lola

Tomates rellenos, dos versiones -deliciosos-

Como diría Jesulín, en dos palabras: im-presionantes. Da igual si los coméis en crudo o asados en el horno, vuestras papilas gustativas van a experimentar un placer insospechado. Sí, sí, sí ya sé que os dije no hace mucho que los tomates al horno no me entusiasmaban demasiado porque quedan muy deslavados pero sin duda, eso fue antes de probar esta receta. Mon dieu, qué cosa más rica, ¡incluso saben a tomate!  La verdad, son uno de los bocados más maravillosos que he disfrutado últimamente. En casa han tenido un éxito rotundo en sus dos variantes: tanto en crudo como asados en el horno aunque a mi son estos últimos los que de verdad me han robado el corazón. No puedo sino recomendároslos encarecidamente.

Llegados a este punto seguro que alguno os estaréis preguntando, con buen criterio, cómo es que me dio por preparar una receta que acabo de reconocer que nunca me ha entusiasmado. Pues bien, la culpable es Diana Henry, una de mis escritoras gastronómicas favoritas. Ya os he hablado de ella en otras ocasiones. Me encantan sus libros, su forma de cocinar. Por eso cuando vi esta receta inmediatamente me sentí identificada con el comentario: "Sé lo que estáis pensando, los tomates rellenos al horno están entre las peores cosas que podéis comer: insípidos, aguados, poco sazonados. Pero si te encargas de condimentarlos y preparas un buen relleno, estarán gloriosos." Así que me dije: por qué no voy a darles otra oportunidad, seguro que Diana Henry tiene razón. Y vaya si la tenía, por algo me encanta esta mujer.


INGREDIENTES

3 cazos de arroz blanco, 12 tomates en rama (es importante que sean todos más o menos del mismo tamaño, en este caso medio), el zumo de 1 limón (o medio si es demasiado grande), 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra,  2 dientes de ajo finamente picados, 40 grs. de mantequilla, un puñado generoso de hojas de albahaca frescas (unos 30 - 40 grs.) y 100 grs. de queso parmesano rallado.
Yo he hecho algunas modificaciones en las cantidades respecto de la receta original y en alguna otra cosa más. Además de quitar algún ingrediente (cebolla y nuez moscada) he añadido también algún  otro, zumo de limón.

ELABORACIÓN

Bueno, vamos a empezar preparando el arroz. Ponemos en un recipiente abundante agua y algo de sal.  Cuando rompa a hervir lo añadimos. Los tiempos de cocción no son demasiado precisos porque incluso dos paquetes de la misma marca no siempre tardan igual. Lo importante es saber cual tiene que ser el resultado: Los granos de arroz nos deben quedar al dentes, con un puntito crujiente en su interior. Con el calor que guardan dentro se terminarán de cocinar. Si los vais a hacer al horno no los dejéis más de 11-12 minutos porque luego se os pasarán. Si los vais a tomar en crudo podéis dejarlos un par de minutos más, como mucho. 

Mientras el arroz se va haciendo vamos a preparar los tomates. Después de lavarlos bien les cortamos la parte de arriba en horizontal como si quisiéramos quitarles una tapa y con ayuda de una cucharilla sacabocados retiramos fácilmente la carne del interior. También se puede hacer con un cuchillo o con una cuchara pero de la otra manera es más rápido. Una vez los hemos vaciado todos picamos la pulpa que hemos sacado para hacer pequeños daditos, picamos también los trozos que hemos cortado del sombrero y deshechamos la parte gelatinosa con las pepitas. A continuación ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una cazuela, picamos los dientes de ajo bien finitos y los dejamos a fuego medio durante un minuto. En ese momento añadimos los trozos de tomate que hemos picado, los salpimentamos y los dejamos al fuego durante 3-4 minutos.

Ahora salamos generosamente el interior de los tomates y los colocamos sobre una fuente boca abajo dejándolos reposar durante unos 15 minutos mínimo. La sal sacará el agua de vegetación que tan desagradable resulta cuando se encharcan los tomates en el horno. Así ya no nos pasará más.

Para entonces debemos tener el arroz ya casi listo. Comprobamos la textura para ver si lo podemos retirar ya del fuego. Una vez esté listo, escurrimos bien, lo pasamos a un bol grande y a continuación lo mezclamos con la mantequilla que se derretirá repartiéndose homogeneamente.  Seguidamente añadimos el parmesano, las hojas de albahaca frescas finamente picadas (reservar unas pocas para espolvorear por encima antes de servir si los vamos a comer crudos), el zumo de limón. Y finalmente incorporaremos los trozos de tomate picados que teníamos en el fuego. Es importante que los saquéis con una espumadera porque no nos interesa el caldillo del tomate sino sólo su pulpa así que recordad escurridlo bien para evitar que se queden aguados. Mezclamos todo y reservamos.

Cuando los tomates hayan reposado el tiempo necesario cogeremos un trozo de papel de cocina limpio para pasárselo por el interior eliminando así cualquier resto de aguilla que haya podido quedar. Tienen que estar bien secos. Ahora los rellenamos con el arroz que ya hemos condimentado.

Si los vais a comer en crudo sólo tenéis que meterlos en la nevera para que se refresquen antes de servir. Quedarán todavía más deliciosos si los acompañáis con un poco de pistou.

Si los vais a comer asados (es mi recomendación) los ponéis sobre una bandeja de horno y los dejáis durante 15 minutos a 180ºC. A continuación apagáis el horno y los dejáis dentro otros 30 minutos más. Pasado ese tiempo podéis sacarlos. La mejor manera de degustarlos es cuando están a penas tibios. No hay ni punto de comparación. Si los tomáis calientes, recién salidos del horno, os perderéis un montón de matices y el resultado aunque no será malo ya no será espectacular. De verdad, la diferencia es abismal. Merece la pena esperar un poquito.

Cuando los hice como no sabía si me iban a gustar en el horno, decidí servirlos todos en crudo salvo uno que fue el que me comí yo para probar (para mi gusto el más rico de todos con diferencia). Es el que se ve ahí al fondo de la fotografía. Se puede apreciar que, una vez asado, la piel se desprende fácilmente con solo tirar un poco. Podéis incluso servirlos ya sin piel en la mesa o bien que la retire cada comensal, al gusto. Y resultado, de verdad, espectacular. Los mejores tomates asados del mundo. No puedo imaginar un sabor mejor, de veras. Y si no sabéis que versión os gusta más probad a hacer las dos y ya me contaréis. 

39 comentarios:

  1. Es una receta buenisima,,,,,,,,,,,,,,,,me encanta...........un bico

    ResponderEliminar
  2. A simple vista me han ganado, ahora qued probarlos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido una receta estupenda, será cuestión de probarla porque es una receta sencilla y seguro que están riquísimos.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  4. Que rico,me encanta y muy refrescante.Besos

    ResponderEliminar
  5. QUE DELÍCIA y que PRESENTACIÓN...
    GRACIAS AMIGA :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Te han quedado preciosos!, y a mí me encantan los tomates así que exito seguro.
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  7. Tienen una pinta extraordinaria y para esta época del año se me antojan muchísimo, qué bien podemos comer con poco esfuerzo!!!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los tomates rellenos, ayer precisamente los cenamos, pero al horno np me animo, como tu dices que estan muy ricos, te voy a hacer caso y los voy a probar, bssssss.Sefa

    ResponderEliminar
  9. Fresca y deliciosa, una delicia imperdible!

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Yo los tomates rellenos siempre los he comido sin hornear, pero con tus recomendaciones voy a reflexionar a ver si me animo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy ricos tus tomates rellenos al horno. Seguro que tienen un sabor a tomate inigualable. Muy buena pinta

    Un abrazo, Agusti

    ResponderEliminar
  12. A mi me gustan definitivamente más los tomates rellenos horneados :o)
    Porque se concentran los sabores y es exquisito, como esta receta que nos propones hoy.
    a disfrutarla que los tomates están empezando a ser riquísimos :o)
    besos y feliz finde,
    Palmira

    ResponderEliminar
  13. Cómo gustan en mi casa los tomates rellenos y sí, mejor asados.
    Tu receta es buenísima.
    Buen fin de semana y un beso.

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja, pues nada, habrá que probar estos tomates!!! Con lo que dices me has convencido ;). Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que buena pinta, al horno o en crudo, creo que los probare primero al horno. UMM estoy salivando solo de pensar en comerlos. Gracias,

    ResponderEliminar
  16. A mí ya sabes que me encantan los tomates rellenos, asados o crudos. Y estos tuyos me parecen deliciosos.
    La clave está, como bien dices, en vaciarlos, salarlos y ponerlos boca abajo sobre papel de cocina. Que escurran, así salen buenísimos.
    Probaré tu receta. Porque con arroz siempre los he hecho en crudo, y me ha encantado la idea.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Uuuummm, que tomatitos más vistosos y apetecibles.
    Me quedo por aquí un ratito que me gusta lo que veo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Es una receta muy rica de tomates en el hono, la tengo que hacerrrrrr!!! besos.

    ResponderEliminar
  19. Mmm... I cannot wait to make this recipe!

    ResponderEliminar
  20. Que ganas de probar, Susana!! A mi si que me gustan los tomates al horno pero es verdad que estaran mucho mejor asi rellenos y con el truco de salarlos y dejarlos un ratito para que suelten agua. A ver si lo hago este verano en Almeria!
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Ay! Susana me he hecho unlio con los comentarios...no se si saldra dos veces...te decia q a mi si q me encantan los tomares al hirno pero tengo q probarlos con este relleno y con el "truco"para q syelten agua!
    A ver si los hago ste verano en Almeria
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa!! si que tienen buena pinta estos tomates! yo prepare unos rellenos de arroz con calamares y la verdad que quedan muy ricos. Me apunto tu propuesta para la proxima, un beso :)

    ResponderEliminar
  23. Estos tomates son espectaculares, tanto en crudo como añ horno , pero no solo los tomates sinó muchas recetas que he visto , las berenjenas , la coliflor con salsa pimientos....etc. Me ha encantado tu blog!!! besotes

    ResponderEliminar
  24. Que buena la entrada a lo "Jezulín" Sacer...jajaja. Y de los tomates qué te digo??? Estan maravillosos, yo he rellenado pimientos pero tomates todavía no y teniendo thermomix es un crimen. Por aquì me quedo guapa.
    Inma Herrera
    http://lagulaesvicionopecado-inma.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  25. Pues le haremos caso a la autora del libro y a la autora de estos tomates jajjajaj
    Lo cierto es que se ven buenísimos.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  26. Hola,he venido corriendo a conocer tu cocina, y madre mía ,buenas fotos,un blog limpio, y unas recetas de escándalo,me voy a quedar por aquí dando un gran ojeada y "empapandome" de todas tus recetas,un besote y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. Me encantan los tomates rellenos y al horno. Antes los hacía con frecuencia, pero hace años que no los preparo. Volveré hacerlos y probaré con el relleno de arroz que propones. Por cierto! la fotografía impecable!

    Desde el Caribe azul caliente

    ResponderEliminar
  28. Nunca los comi horneados, pero me parece una propuesta deliciosa, es mas creo que me acabas de solucionar la comida de hoy. Pero lo que no se es si horneados o sin hornear. Ya te contare.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  29. Me has dejado sin palabras.....Que ricos....

    ResponderEliminar
  30. jo que bonitosss pues habrá que probarlos sin duda, quedan con un colorido precioso, probare al horno :) un besazo

    ResponderEliminar
  31. MMMM me encantan los tomates nunca los he probado rellenos, me apunto tu receta tienen una pinta deliciosa
    un beso

    ResponderEliminar
  32. Mmmmmm que buena pinta!! Desde luego en la foto se salen!!!

    ResponderEliminar
  33. Hola!! He llegado volando a tu cocina al ver que me has dejado comentarios en mi blog de cocina.
    Muchas gracias por hacerte seguidora mía, yo me quedo en tú cocina desde ya!!! Porqué....menudos tomates nos has preparado!!! Que ricos por dios!!! Y la presentación expecatuclar!!
    Nunca los he probado así, de echo los que tengo en mi blog son rellenos de atún y otros ingredientes, pero vamos..estos me los anoto!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  34. Vaya tomates ricos que nos has preparado...

    Ha quedado alguno para mí?? Estoy segura que no, con esa pinta caerían todos!!!

    www.mibloguicodecocina.blogspot.com

    ResponderEliminar
  35. Co todo el entusiasmo que le has puesto a la receta los voy a probar seguro

    ResponderEliminar
  36. Me encantan los tomates rellenos. Los he preparado muchas veces, pero nunca se me ocurrió asarlos al horno.
    Muy buena receta. La prepararé en otoño, cuando vuelva a hornear. (Con el calor de Madrid me resisto)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Hablas con tal entusiasmo de la receta que no tengo más remedio que hacerla. Los voy a asar y te cuento que tal. Seguro que en casa nos gustan muchisimo porque con el arroz y el quesito, vamos que me acaban de traer unos tomatitos del huerto de un amigo, son feotes pero de piel y sabor delicados, no les imagino mejor fin que tu eceta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  38. Hola. No te conociamos pero desde ahora te seguimos. Tu blog es fantástico y estos tomates rellenos buenísimos. Nos quedamos por aquí. besos

    ResponderEliminar