lola

Cordero asado con vinagreta de granadas ǂ un toque griego espectacular

Estamos casi en Navidad y hubiera sido imperdonable por mi parte no compartir con vosotros esta receta que es simplemente espectacular y que causa sensación desde el mismo momento en el que la sacas a la mesa. No, no es sólo el impacto visual. Todavía recuerdo el primer día que la preparé, las caras de asombro de los comensales. Aunque es cierto que al ver las granadas hubo quien se temía lo peor, también lo es que su cara cambió radicalmente al probar el primer bocado. Me encanta cuando después de unos segundos de silencio se empiezan a escuchar los primeros uuuuummmmms, seguidos de "esto está muy rico". Y  no creáis que esta vez era tarea fácil porque todos los comensales habían probado el cordero asado con la vinagreta extraordinaria que prepara mi madre y no era sencillo salir airosa de la inevitable comparación. 
Desde pequeña recuerdo siempre las Navidades con el sabor de esa vinagreta acompañando a los asados. Cuando era niña la veía como si fuera una pócima mágica que transformaba todo lo que tocaba en algo insuperable. Cuánta razón tenía y es que hay mucho de magia en la vinagreta que prepara mi madre, tanta que parece como si el hechizo funcionara sólo con ella. Por más veces que lo he intentado a mi nunca me sale igual aunque siga sus instrucciones al pie de la letra. ¿Será que sólo ella conoce la pócima secreta? En fin, que cuando no puedes superar algo, lo mejor es hacer otra cosa totalmente diferente.

Y eso fue precisamente lo que hice: crear mi propia vinagreta inspirándome en la receta de mamá y en una receta griega del maravilloso libro de María Bernardis del que ya os he hablado en otra ocasión. El resultado, como os decía, fue una auténtica delicia. Vamos, hasta mi madre sucumbió a sus encantos. Creo que esta vez la magia la hice yo (je,je,je) y ahora también podéis hacerla vosotros. ¿Queréis saber cómo? Pues pasad hasta la cocina....


Antes de nada quería deciros que si las granadas os echan para atrás podéis probar la recetea sin incluirlas. La vinagreta os resultará igualmente deliciosa.

LA CESTA DE LA COMPRA

La preparación de la receta comienza el mismo día en el que hagáis la compra. Lo primero será conseguir una magnífica pierna de cordero. Pedidle a vuestro carnicero que os la deshuese y os la deje abierta y lo más plana posible. Como podéis apreciar en la imagen el trozo resultante es un tanto irregular pero no importa. Eso es exactamente lo que buscamos.
Cuando tengamos a mano todos los ingredientes es el momento de comenzar nuestra receta. Lo primero será impregnar la pieza de carne con un aroma que os resultará embriagador desde el mismo momento en el empecéis a machacar los ingredientes en el mortero. Huele que alimenta.

INGREDIENTES para el ADOBO

1 cucharadita rasa de orégano seco, 2 ramas de romero frescas (de 10 cm de largo), 15 grs de tomillo limonero fresco (ó 1 cucharadita de tomillo seco), 6 dientes de ajo, un buen chorro de aceite de oliva virgen (unas 4-6 cucharadas) y sal

Es tan fácil como juntar los ingredientes en el mortero empezando por los dientes de ajo que trocearemos groseramente, a continuación ponemos la sal y seguidamente las hierbas. Reservamos el aceite de oliva para el final.

Lo primero será hacer una pasta con todos los ingredientes (el ajo, la sal y las aromáticas). La sal además de dar sabor a la carne, nos ayuda también a machacar mejor todos los ingredientes. Salvo el orégano que se utiliza seco, para conseguir un resultado óptimo las hierbas tienen que ser frescas. Quitadle los tallos al romero y quedaros sólo con las hojas. El tomillo lo utilizáis tal cual porque sus tallos son delgaditos y no hace faltar quitárselos eso sí, lavad y secad bien las plantas antes de su utilización. Si no tenéis una maceta a mano seguro que podéis encontrarlas fácilmente en bolsitas en algún hipermercado. Dadle bien al mortero hasta conseguir una pasta densa. En ese momento empezaremos a añadir el aceite poco a poco, como lo haríamos si fuéramos a preparar mahonesa sólo que aquí buscamos una salsa más líquida, no tan densa. Cuando la tengamos lista es el momento de pintar con ella el cordero por ambos lados ayudándonos de un pincel. Yo lo hago directamente sobre la bandeja en la que voy a hornear. Colocamos la pierna con la piel boca arriba para evitar que se nos enrosque durante el horneado porque la presentación no quedaría tan bonita. Añadimos un vasito de agua en nuestra bandeja y la introducimos al horno ya precalentado a 180ºC durante 35 minutos. Vigilad el asado por si se os empezara a quemar en cuyo caso hay que cubrilo rápidamente con papel albal. Transcurrido ese tiempo le damos la vuelta y dejamos hornear por el otro lado otros 20 minutos más. Apagamos el horno y dejamos resposar el cordero dentro sin abrir la puerta durante otros 15-20 minutos más, dependiendo del tamaño. Ahora es cuando os podéis poner a preparar la vinagreta. La única precaución es tener ya desgranada la fruta con anterioridad.

INGREDIENTES para la VINAGRETA de GRANADAS

Las semillas de una granada pequeña o media grande (al gusto), 6 cucharadas de perejil fresco picado, 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 dientes de ajo, 2 pizcas de comino, 4 cucharadas de un buen vinagre de vino blanco (yo utilicé Carbonell ) y una pizca de sal

Para preparar mi vinagreta podéis empezar mezclando en un bol el aceite, la sal, el vinagre de vino blanco y los dos dientes de ajo que picaremos muy finitos con el machacador. Si no tenéis ese artilugio picadlos en cuadraditos tan pequeños como podáis. Mezclamos bien con ayuda de un tenedor para emulsionar el aceite y el vinagre y llevamos al microondas durante 40 segundos a una potencia de 650W. No queremos que hierba demasiado sólo que se caliente lo suficiente como para que los ajos pierdan la potencia que tienen en crudo. Sacamos el microondas y dejamos resposar 5 minutos. Seguidamente añadimos el perejil fresco picado, 2 pizcas de comino (2 pellizcos, justo que lo que nos quepa entre dos dedos) y las granadas.

Sacamos el cordero del horno y lo ponemos en la fuente de presentación bañándolo con parte de la vinagreta. El resto la servimos en una salsera a parte.

CONSEJOS Y SUGERENCIAS

¿Cuántas personas comen con una pierna de cordero de tamaño medio? Pues depende. Si la preparáis un día cualquiera yo diría que pueden comer dos personas una ración muy generosa. Pero si la preparáis como parte de vuestro menú de Navidad esa misma pierna puede rendir para tres o incluso cuatro personas teniendo en cuenta que en esos días los menús suelen ser muy variados y se incluyen más platos de lo habitual. Dado que la carne suele servirse al final es muy probable que ya no nos quede demasiado sitio, sobre todo si queremos dejar un huequito para los dulces. Si sois unos cuantos en la mesa y vais a asar dos o tres piernas, luego es muy cómodo sacarlas todas en la misma fuente de presentación. Os quedarán preciosas y lo mejor es que alucinarán cuando las prueben. 

9 comentarios:

  1. Hermanita, soy una pésima cocinera pero, paradojicamente, muy buena gourmet por lo que tus recetas, perdón, tus comentários, primero me hacen salivar y, despues, soñar. Te deseo una felices navidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario. Es lo más bonito que me han dicho en el día de hoy. No te imaginas lo importante que es para mi saber que lo que escribo consigue exactamente el objetivo que buscaba: emocionar a la gente con mis recetas, transmitir lo que yo siento cuando cocino.

      Un besito hermanita :)

      Eliminar
  2. Una muy buena manera de degustar cordero de otra manera muy sana.Gracias y buenas noches. Doris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doris,

      Me alegro de que te guste la receta. La verdad es que el toque del vinagre va genial con el cordero que es una carne más grasienta. Le aporta un frescor muy interesante y el resultado como muy bien dices tú, además de sabroso resulta saludable así que más se puede pedir.

      Un besito :)

      Eliminar
  3. Susana créete todo lo que te digan y más, eres una artista, encima haces unas fotos que dan ganas de traspasar la pantalla a bocados. No hay cosa mejor en la vida que reinventarse y eso es lo que has hecho con esta super receta, enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geles,

      Yo sé que me miráis con buenos ojos y me alegro de que disfrutéis con el blog tanto como yo compartiéndolo con vosotros. La verdad es que era difícil preparar algo que no defradura en casa por lo que os he contado. Es como con la ensaladilla. ¿A qué no hay ninguna como la que hace mamá? (je,je,je) Todavía me acuerdo de lo del tuper que me contaste el año pasado. Nos pasa a todas las que tenemos la suerte de tener mamis que se manejan bien en la cocina. Es un chollo, ¿no?

      Un besito :)

      Eliminar
  4. Ummmmmmmmmmm seguro que estaba de muerte relentaaaaaaaa para no variar te ha quedado de relujo a mi me gustaria seguro pero en mi casa este plato no tendria exito no les gustan las granadas naaaaada.
    Como no se si podre volver a visitarte y apartir de la semana que viene estare desconectada del blog hasta el año que viene ,aprovecho para desearte pases unas felices fiestas y un prospero año nuevo.
    Bicos mil wapisimaaaaaa.

    ResponderEliminar
  5. Una receta espectacular como siempre y divinamente fotografiada como siempre también!
    El contraste de color es divino!
    Aprovecho para desearte unas felices fiestas y para desearte lo mejor para el próximo año, para ti y los tuyos! Que seas muy feliz!
    Besazos!

    ResponderEliminar
  6. Hola mi niña !!!
    Cuanto tiempo sin pasar por tu cocina, la verdad, pero ultimamente ando a traspies. Bueno, pues en plan Jesulín quería decirte que esto está IM-PRESIONANTE. El color enamora, pero ver la receta hace intuir que el sabor tiene que superar cualquier pronóstico.
    Me voy unos días de descanso, así que te deseo desde aquí unas Felices Fiestas y una buena entrada en el 2015.
    De lo bueno, lo mejor para tí y todos los tuyos.
    Besotes gordos mi niña, nos vemos a la vuelta.

    ResponderEliminar