lola

Sardinas a la plancha con semillas de hinojo

Me encanta cuando llega el verano y se pueden disfrutar unas buenas sardinas en todo su esplendor: buen precio, buen tamaño y mejor sabor gracias fundamentalmente a que las reservas de grasa de este pescado azul se encuentran en su momento óptimo y no es casualidad. En los meses de verano aumenta la temperatura del agua lo que hace que el placton sea más abundante. Y como hay más comida disponible, las sardinas aprovechan y se ponen moradas lo que produce un aumento en su grasa corporal y eso se traduce en que al comerlas resultan más sabrosas y aromáticas. Sólo durante estos meses es como si pasaran de ser jamón serrano a convertirse en un auténtico pata negra. Así que antes de que se acabe ese momento mágico, os invito a que disfrutéis de todo su sabor si todavía no lo habéis hecho.


Hay mil maneras de preparar las sardinas (las mejores a la brasa) pero ésta que os traigo hoy es la más sencilla de hacer en casa y la que nos permite disfrutar al máximo de todo su sabor. Es tan fácil que no requiere trabajo alguno. Hoy no os pongo cantidades ni ingredientes porque veréis que la cosa no tiene complicación. Se trata sólo de limpiar bien las sardinas bajo el grifo. Frotarlas con las manos para quitarles las escamas. A continuación las secamos con papel de cocina y mientras tanto vamos preparando la sartén tipo carmela. Para poner las sardinas tiene que estar bien caliente. No le ponemos nada de aceite porque con la grasa de las sardinas es suficiente. Salamos la sartén (según algunos cocineros esto ayuda a que no se peguen las cosas) y ponemos las sardinas enteras. Les añadimos sal en escamas. Las dejamos 3 ó 4 minutos por cada lado (dependiendo del tamaño) a fuego medio/alto y listas para comer. Cuando están bien hechas los lomos salen solos.




SUGERENCIAS y COMENTARIOS

Para hacerlas a la plancha, las sardinas se dejan enteras, por eso os decía que además de delicioso es un plato fácil de preparar porque no hay que quitarles la cabeza ni las espinas. De esta manera tienen más sabor y también se mantienen más jugosas.

Otra cuestión importante es que para hacer a la plancha son mejores los ejemplares de mayor calibre así que tomad buena nota cuando vayáis a la pescadería.

Si os gusta podéis tomarlas con un chorrito de limón aunque yo las prefiero simplemente así. Para los que ya disfrutáis de las sardinas asiduamente os dejo una sugerencia muy interesante: si queréis variar un poquito el sabor, probad la próxima vez a espolvorearlas con semillas de hinojo una vez que estén en la sartén y veréis que están también muy ricas. Y si estáis obsesionados con el olor, podéis hacerlas en el horno a 200ºC unos 8-10 minutos por cada lado. Seguro que vuestros vecinos os lo agradecerán.

34 comentarios:

  1. QUE RICAS YO LAS PREFIERO CON UN CHORREON DE LIMON.BESOS

    ResponderEliminar
  2. que ricas son estas sardinas, ummmmmmmmm

    ResponderEliminar
  3. Hola Susana
    He leído tus ultimas recetas y son estupendas.
    Soy una forofa de las sardinas pero solo las hago en verano en la finca por lo del olor. Tengo que probar en el horno que me han dicho que se hacen genial y sin olor y las echare un poquito de hinojo
    Besitos
    Patricia

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta tienen estas sardinitas. Además las fotos te quedaron muy lindas Sacer...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las sardinas, pero no las hago muy amenudo por el olor que se queda en la casa.
    Un beso

    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  6. Para mi son un manjar absoluto, coincido totalmente contigo en ese punto delicioso que toman en esta temporada!!!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Perdon por mi ignorancia.....cuando dices dejarlas enteritas es que se come la cabeza y las tripas......:( ?
    Se ven muy ricas, pero me gustaria recibir respuesta a mi pregunta.....;) antes de hacerlas !!!!
    sweetcakestoronto
    Besos
    miri

    ResponderEliminar
  8. Sardinas a la plancha me gustan lo que menos el olor que queda en la cocina,jjjjjj

    ResponderEliminar
  9. Yo tambien soy una de las que las comen muy amenudo, me encantan. Te han quedado geniales.Besitos...

    ResponderEliminar
  10. Envidia me dan esas sarinitas....que deliciosas se ven!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  11. Son uno de los mayores manjares que nos proporciona el mar...Las tomaría a diario si no fuese por ese olor...Es verdad, hacerlas al horno lo disminuye y poniendo agua con limón en un recipiente dentro del horno también ayuda...
    Qué pinta tienen!!!

    ResponderEliminar
  12. Susana, yo soy gran fan de las sardinas. De hecho, si me preguntaran que cual es mi pescado favorito (cosa que me resultaría dificil responder porque me gustan TODOS), creo que me decantaría por las sardinas. A la plancha es como más las disfruto pero no les hago feos de ninguna otra manera. Vamos que ni en lata las desprecio. Que donde esté un bocadillo de sardinas que se quiten todos los demás !!!

    Sin embargo el olor echa un tanto para atrás a la hora de cocinarlas y las compro poco. Aprovecho cuando salimos de tapeo para comerlas, que concinadas en cocina ajena saben incluso más ricas y los olores no llegan a la mía...jajaja.

    Este sábado estoy invitada a una sardinada y estoy contando los días que faltan. Ains, se me hace la boca agua sólo de pensarlo.

    Bss

    ResponderEliminar
  13. Reconozco que no me gustan mucho y creo que es más por el olor que por el sabor. A mi marido si que le encantan y es cierto que son una fuente de omega3 estupenda y habría que comerlas más.

    ResponderEliminar
  14. Tengo la suerte de tener una casa en el campo y tenemos barbacoa, así que a veces hacemos las sardinas con brasa en la parrilla. ¿Y sabes también otro truco para que no se peguen (al menos en parrilla funciona)? Soplar las sardinas antes de ponerlas al fuego. Suena raro pero un día lo probamos y funciona!!

    ResponderEliminar
  15. A mí me gustan muchísimo, como más "al espeto", que es como se comen en las playas de Málaga y Cádiz. No hay nada mejor en verano que un buen espeto de sardinas con una ensalada. Si las tengo que hacer en casa prefiero meterlas al horno por aquello que comentas del olor, la diferencia es grande, jeje... Probaré lo de las semillas de hinojo que tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  16. Que ricas son las sardinas. No hay nada como un plato de sardinas. Ideales para desayunar, para comer, para merendar, para cenar, para lo que quieras. Y ademas muy saludables

    Un Abrazo, Agustí Cangrejo Grande

    ResponderEliminar
  17. Bueno con o sin limón, con semillas o sin, están ricas de todas las maneras... ¡si no fueran las dichosas espinas! jejeje
    Aunque por aquí con precios rondando los 30 euros del kilo (si lo has leído bien) este año nos hemos probado ni una :o(
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la foto de la raspa en el plato! A veces la receta más sencilla es la más rica, pero ¿y las semillas de hinojo? ¿Cuando las pones?

    ResponderEliminar
  19. Pues yo me apunto a la sardinada, ¡si señora!, me encantan las sardinas y estoy en absoluto acuerdo contigo, ¡a la brasa!, son las mejores. Recuerdo unas que comí hace unos años en el puerto de Biarritz, allí con los pescadores, las sardinas a la brasa con un aceite perfumado con hierbas que no te puedes imaginar lo fue. Estas que presentas son una verdadera delicia, con sal y limón, ¡qué ricas!. Un besazo,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  20. las semillas de hinojo con el pescado es algo que descubrí hace relativamente poco. es un maridaje maravilloso y muy acertado.

    ResponderEliminar
  21. Es la mejor manera de comer las sardinas a la brasa o en su defecto a la plancha y tienes razón ahora es su mejor época.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me dan ganas de saltar de la silla e ir corriendo a la pescaderia a comprar sardinas!!! qué maravilla!!! ;)

    ResponderEliminar
  23. Nos encantan las sardinas a la brasa, son realmente algo diferente a cualquier otra preparación pero claro los que no tenemos barbacoa a mano tenemos que conformarnos con la carmela, snif!!! Besicos.

    ResponderEliminar
  24. Susana, haces siempre unas recetas super chulas!! el dirty dish me ha encantado!! bss bea

    ResponderEliminar
  25. Que razón tienes al decir que las sardinas ahora son pata negra. Yo en casa las preparo mucho porque a mi maridín le encantan. A las próximas le añadiré ese toque de hinojo. Besicos.

    ResponderEliminar
  26. Hoy tu receta me ha transportado a la niñez, cuando mi tía en su casa asaba sardinas y olía a por todo el corredor que daba a la calle, entraba un hambre!!

    Fantástica receta, como ya nos tienes acostumbrado, a lo más sencillo le das tu toque especial ;)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Y lo buenas que están las sardinas a la plancha???.... hace mucho tiempo que no las como y nunca las he probado con las semillas de hinojo, que seguro que le da un aroma... increible!!

    ResponderEliminar
  28. Buenas tardes, exquisitas sardinas a la plancha las que nos has preparado con las semillas de hinojo. Seguro que es todo un placer poder degustarlas. Me encantan las sardinas y preparadas a la plancha son mi debilidad.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  29. Que delicia!! en casa tenemos la oportunidad de hacerlas a la brasa y son un manjar, y además como tu dices ahora en verano estan muuuuuuuuy sabrosas.... preciosas fotos. Besos,

    ResponderEliminar
  30. Que ricas son!. A mi tambien me gustan mucho y las suelo hacer a la plancha y luego las rocio con una vinagreta con ajo. Lo que tengo que probar es lo de cambiar aceite por escamas de sal. En cuanto vea sardinas lo pruebo..
    Tampoco sabia yo esos secretillos del "momento" de la sardina. Gracias por la informacion ;)

    Bea

    ResponderEliminar
  31. Qué fácil y ricas a la vez Sacer, una delicia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  32. Que placer para la vista y para el paladar!!! las tengo que probar!!! me han encantado, junto las fotos!:)) Besote

    ResponderEliminar
  33. HOLA MI SACER, QUÉ RICAS LAS SARDINAS, ELLAS VIAJAN POR EL MUNDO, RECUERDO DE PEQUEÑA HABERLAS COMIDO FRESCAS EN LA PATAGONIA. LÁSTIMA AHORA DONDE VIVO NO SE CONSIGUEN, SÓLO LAS ENLATADAS, QUE POR CIERTO ME ENCANTAN IGUAL. BESITOS

    ResponderEliminar